Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miguel Ángel Vila Davila, Presidente de AELPO
Miércoles, 15 de junio de 2016

La dictadura de la empresa grande

Guardar en Mis Noticias.

Con el patrocinio de Aspel, y firmado por Deloitte, hace unos días fue presentado el informe ‘La dictadura del precio’, que dice ser un “Estudio sobre la situación actual de los procedimientos de contratación del Servicio de Limpieza en España”.

En la Introducción me alegra ver la mención del compromiso de Aspel con el Sector, como vocación integradora apostando por “fomentar, desarrollar y liderar al máximo nivel, las relaciones con otras Asociaciones del sector y afines”. Permítanme que desconfíe.

 

En números, las 17 empresas que pertecen a Aspel (Grupos empresariales como quieren que se les llamen), dan trabajo al 45% de trabajadores del Sector y se reparten el 37% del volumen de negocio. A esto hay que añadir el volumen de negocio de estos mismos grupos en otros sectores tales como construcción, jardinería, seguridad, medioambiente, energía, agua, saneamiento, instalaciones deportivas, servicios sanitarios, servicios sociales, mantenimiento, servicios educativos, gestión de infraestructuras, alumbrado público, logística, transporte marítimo, servicios aeroportuarios, limpieza viaria, telemarketing, centros especiales de empleo, empresas de trabajo temporal, alcantarillado, recogida de residuos, turismo, facility services & management o servicios de las instalaciones, restauración, etc., una maraña presente en prácticamente todos los sectores.

 

Dentro del informe ‘La dictadura del precio’, de las 16.503 empresas que aglutina el sector de la limpieza, únicamente 330 dan trabajo a mas de 99 personas, de las que las 17 empresas asociadas a Aspel se reparten 148.500 trabajadores, lo que indica que los 181.500 trabajadores restantes del Sector se distribuyen en las 16.486 empresas restantes, a una media de 11 personas por empresa. Efectivamente, es un sector muy fragmentado, puesto que el 70% de las empresas tienen menos de 4 empleados y claro que no tienen capacidad para optar a grandes contratos públicos o privados.

 

 

El 99,8% de las empresas son pymes
Según el Instituto Nacional de Estadiística (INE), a 1 de enero de 2012 había en España 3.195.210 empresas, de las cuales 3.191.416 (99,88%) eran Pymes (entre 0 y 249 asalariados). Con estos números podemos deducir que el tamaño medio de las Empresas de nuestro Sector está incluso por encima de  la media del resto de Sectores.

 

Tal y como se puede deducir de todos los datos oficiales presentados por todos los gobiernos, las Pymes se han convertido en uno de los pilares principales que sostienen la economía del país. Proporcionalmente se producen más contrataciones en pequeñas empresas que en compañías que ya han superado una cifra elevada, lo que ayuda a incrementar la cantidad de puestos de trabajo. Las Pymes tienen grandes ventajas, como su capacidad de adaptabilidad gracias a su estructura pequeña, su posibilidad de especializarse en cada servicio ofreciendo un tipo de atención directa y su capacidad comunicativa. La mayor ventaja de una Pyme es su adaptación constante a las necesidades de mercado, lo cual es mucho más difícil en una empresa grande.


Volviendo al informe, relaciona el elevado número de empresas con pocos empleados y facturación poco significativa con las “pseudoempresas” (falsas empresas), “que son aquellas que proponen ofertas agresivas y temerarias en precio, y que posteriormente, por su tamaño y débil estructura financiera llegan a incurrir en prácticas ilegales por no tener la capacidad necesaria para hacer frente a las obligaciones asumidas, y hacen salir del mercado a las empresas que acatan la ley”. Hacía bien en desconfiar, otra vez hay que sacarse de en medio a las Pymes.

 

Para llegar a esta conclusión sobre las denominadas “pseudoempresas”, entiendo que al informe firmado por Deloitte, (según Vozpopuli, “La auditora que más empresas del Ibex supervisa, la misma que avaló las cuentas de Bankia antes de su nacionalización y que no alertó de los pufos de Abengoa descubiertos por un chico de 17 años”), le falta analizar datos de unas cuantas adjudicaciones de servicios de limpieza en los que se pueda contrastar el precio/hora muy por debajo del coste y el número de los miles de trabajadores de cada una de las adjudicatarias. También debieran analizar cuantos despidos produjo la adjudicación y la calidad del servicio antes y después de la misma. Seguro que la denominación de “pseudoempresa” no la hubiesen vinculado a facturación poco significativa y pocos trabajadores.


Desgraciadamente ya hace mucho tiempo que las empresas de limpieza nos hemos convertido en vendedores de mano de obra barata, concretamente, desde la entrada en nuestro Sector de algunas de las empresas grandes tirando precios incluso por debajo de costes hasta copar el mercado público, echando a las pequeñas, que se han tenido que conformar con el cliente privado, donde precisamente ahora la grande se intenta introducir, tirando precios de nuevo.

 

 

La nueva ley no defiende a las empresas pequeñas
Debido a la presión e intereses ejercidas por los grandes grupos empresariales, el Anteproyecto de Ley de Contratos del Sector Público, con referencias del texto dirigidas a mejorar el acceso de las Pymes a la licitación pública, es una trampa que promueve realmente la concentración de la mayor parte de los contratos públicos en un reducido número de grandes operadores, favoreciendo a estos en detrimento de las Pymes, promoviendo los contratos mixtos y regulando ambiguamente la división en lotes.


De nada valen acuerdos si al final siempre aparece una empresa grande que oferta por debajo del precio mínimo. Las empresas grandes tienen copado ya la mayor parte del mercado de limpieza. El estudio presentado podría ser bueno si analizase datos, pero queda claro que se hizo para justificar la conclusión final, elevar precios.Se veía venir, cuando se tiene dominio del mercado se pueden  subir precios. Menos competencia, más caro. Es una ley básica de economía.

Empresa & Limpieza • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress