Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
E&L
Jueves, 8 de marzo de 2012
Rafael Rodríguez De la Cruz, director del Instituto Nacional de las Cualificaciones (INCUAL)

"El sector empresarial colabora en la determinación de cualificaciones y en la fase de contraste externo"

Guardar en Mis Noticias.

Rafael Rodríguez de la Cruz, director del Instituto Nacional de las Cualificaciones (INCUAL), nos aporta más información sobre la acreditación de las cualificaciones profesionales.

[Img #1959]¿Qué metodología se aplica para decidir cuáles son las competencias de cada cualificación y a qué nivel pertenecen?
El INCUAL, en 2003, desarrolló una metodología basada en el análisis de competencias. Del análisis de la realidad productiva se determinaron 26 familias profesionales, en las que se llevó a cabo un estudio relativo a las actividades económicas, actividades productivas, procesos productivos, organización funcional de las empresas y subprocesos tecnológicos, entre otras cuestiones. También se establecieron cinco niveles de cualificación profesional, atendiendo a la competencia profesional requerida por las actividades productivas con arreglo a criterios de conocimientos, iniciativa, autonomía, responsabilidad y complejidad, entre otros, de la actividad a desarrollar.
En función de la información obtenida, se delimitaron posibles áreas competenciales y a partir de éstas, aplicando el principio de afinidad competencial, se definen probables cualificaciones.
De los datos anteriores y del estudio en grupos de trabajo de cualificaciones configurados por profesionales procedentes del ámbito laboral y formativo, a propuesta de las entidades que conforman el Consejo General de la Formación Profesional, se procede a la definición de cualificaciones profesionales.

¿Las asociaciones y empresas participan a la hora de definir las cualificaciones?
En 1986 se crea el Consejo General de la Formación  Profesional como órgano consultivo, de participación institucional y de asesoramiento del Gobierno en materia de Formación Profesional Reglada y Ocupacional. En su composición, entre otros, están presentes 19 vocales de las organizaciones empresariales más representativas.
En cuanto al Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales, la participación del sector empresarial se centra, en un primer momento, en la propuesta de profesionales que colaboren en la determinación de las cualificaciones, y en un segundo, en la fase de contraste externo, en el cual, una vez analizadas las cualificaciones propuestas, remiten al INCUAL sus aportaciones.

¿Cada cuánto tiempo se revisan las cualificaciones profesionales?
Según el Real Decreto 1128/2003, el Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales y el catálogo modular de formación profesional se mantienen permanentemente actualizados mediante su revisión periódica, que, en todo caso, debe efectuarse en un plazo no superior a cinco años a partir de la fecha de inclusión de la cualificación en el catálogo.

Desde las empresas de limpieza, existe la opinión de que el contenido de los módulos formativos es insuficiente, ya que faltaría profundizar en temáticas más transversales. ¿Se están planteando la modificación de estos contenidos?
La subsanación de esta potencial deficiencia podría ser solucionada en principio por dos vías: la primera, relacionada con el subsistema que genere la oferta formativa vinculada a la cualificación, y en una segunda, cuando llegue el momento de actualización de dichas cualificaciones por parte del INCUAL, en que, de confirmarse dicho hecho, en su momento, se podría modificar.

¿En qué consiste el procedimiento de evaluación y acreditación de las competencias profesionales?
Es el conjunto de actuaciones dirigidas a evaluar y reconocer estas competencias adquiridas a través de la experiencia laboral o de vías no formales de formación. Este procedimiento se lleva a cabo en tres fases:
a) Asesoramiento. Se considera obligatorio y tiene carácter individualizado o colectivo, en función de las características de la convocatoria y de las necesidades de las personas. Existe la posibilidad de que se realice de forma presencial o a través de medios telemáticos. Como resultado, se obtendrá un informe orientativo (positivo o negativo) tanto sobre la conveniencia de que el candidato acceda a la fase de evaluación como sobre las competencias profesionales que se consideren suficientemente justificadas.
b) Evaluación de la competencia profesional. Una vez inscrito el candidato o candidata, se comprobará si demuestra la competencia profesional requerida en las realizaciones profesionales, en los niveles establecidos en los criterios de realización y en una situación de trabajo, real o simulada, fijada a partir del contexto profesional. También se analizará el informe del asesor y toda la documentación aportada por el candidato y, en su caso, recabando nuevas evidencias necesarias para evaluar la competencia profesional requerida en las unidades de competencia en las que se haya inscrito. Para llevar a cabo lo anteriormente indicado se utilizarán, entre otros, métodos como la observación en el puesto de trabajo, simulaciones, pruebas estandarizadas de competencia profesional o entrevista profesional.
c) La última fase responde a la acreditación y registro de la competencia profesional una vez haya demostrado su competencia profesional.

¿Cuáles son los requisitos para poder conseguir el reconocimiento de las competencias profesionales?
En lo relativo a la nacionalidad, si esta no es española, haber obtenido el certificado de registro de ciudadanía comunitaria o la tarjeta de familiar de ciudadano o ciudadana de la Unión, o ser titular de una autorización de residencia o de residencia y trabajo en España en vigor.
En cuanto a la edad y al nivel de la competencia, tener 18 años en el momento de realizar la inscripción, cuando se trate de unidades de competencias correspondientes a cualificaciones de nivel I y 20 años para los niveles II y III.
En lo concerniente a la experiencia laboral relacionada con las competencias profesionales que se quieren acreditar, se requiere justificar al menos 3 años, con un mínimo de 2.000 horas trabajadas, en los últimos 10 años transcurridos antes de realizarse la convocatoria. Para las unidades de competencia de nivel I, se requerirán 2 años de experiencia laboral con un mínimo de 1.200 horas trabajadas.
De cara a la formación relacionada con las competencias profesionales, se contempla, por una parte, la justificación de al menos 300 horas en los últimos 10 años transcurridos antes de realizarse la convocatoria. Para el nivel I, se requerirán al menos 200 horas. En los casos en los que los módulos formativos asociados a la unidad de competencia que se pretende acreditar contemplen una duración inferior, se deberán acreditar las horas establecidas en dichos módulos.
Por otra parte, para las personas mayores de 25 años que reúnan los requisitos de experiencia laboral o formativa indicados anteriormente y que no puedan justificarlos mediante los documentos que se indican, se establece un procedimiento específico.

¿Cada cuánto tiempo se realizan las convocatorias?
Las Comunidades Autónomas, conforme a lo establecido en el RD 1224/2009, son las que tienen la competencia para publicar las convocatorias de este procedimiento, bien a instancia de la propia Administración o a instancias de los sectores productivos, motivada su urgencia.

¿En cuánto se estima el coste de cada acreditación y quién lo asume?
El coste de cada una de las acciones depende del número de candidatos o candidatas que se presenten, proceso de evaluación que se siga, asesores y evaluadores implicados en el proceso, materiales utilizados, duración del proceso, entre otros.
En principio, la participación en el procedimiento supone el abono de tasas administrativas por parte del aspirante que establezcan las administraciones competentes, con la excepción de aquellos supuestos en los que se prevea su exención.

En las próximas convocatorias, ¿en qué orden figurará el sector de la limpieza?
En 2011, los sectores considerados prioritarios por parte de la Administración General del Estado fueron: atención sociosanitaria a personas dependientes, educación infantil, hostelería y turismo, automoción… Todos estos perfiles debían constituir el 75% de la oferta, mientras que el 25% restante estaba ligado a la demandas territoriales. Para 2012 habrá que estar atentos a las convocatorias y previsiones de las Comunidades Autónomas, que son las que tienen las competencias en esta materia.

Niveles de cualificación en el sector

En el sector de la limpieza, existen dos niveles de cualificación:

- ‘Limpieza de superficies y mobiliario en edificios y locales’, de nivel 1. Su competencia general se vincula con la realización de tareas de limpieza y mantenimiento de superficies y mobiliario en edificios y locales, seleccionando las técnicas, útiles, productos y máquinas para garantizar la higienización, conservación y mantenimiento, en su caso, bajo la supervisión del profesional competente, cumpliendo con la normativa aplicable en materia de seguridad y salud.

- ‘Gestión y organización de equipos de limpieza’, de nivel 3. Su competencia general define la actividad referida a establecer el plan de actividades de los profesionales y supervisar sus trabajos, gestionando los materiales a utilizar, para garantizar la limpieza de los centros asignados, cumpliendo las normas de seguridad y velando por la salud laboral de las personas a su cargo.

Empresa & Limpieza • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress