Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jueves, 18 de julio de 2013

Morosidad, una cuestión de supervivencia

Guardar en Mis Noticias.
Ciertamente, es un deporte de alto riesgo ser hoy y aquí pequeño y mediano empresario. Son conocidos muchos de los problemas que nos afectan a las pymes: reducción del mercado público y privado, competencia desleal, falta de financiación… Pero un problema añadido y no suficientemente reconocido y valorado es el incremento de la morosidad en nuestro sector. La morosidad aumenta los problemas de financiación de las empresas y se convierte en una auténtica espada de Damocles sobre las mismas. En un sector como el nuestro, donde los pagos se producen prácticamente al contado (nóminas, seguros sociales…) y existe un margen comercial bajo por ser un mercado muy maduro, el aumento de la morosidad puede llegar a ser una cuestión de supervivencia para las empresas.

Frente a todo ello, una vez más, desde E&L felicitamos la labor de la Plataforma Multisectorial Contra la Morosidad por haber logrado que en la tramitación del proyecto de ley de medidas de apoyo al emprendedor, procedente del Real Decreto-Ley 4/2013, de 22 de febrero, el Senado haya aprobado la modificación del apartado 5, artículo 228 del “Real Decreto Legislativo 3/2011, de 14 de noviembre, Texto Refundido de Contratos del Sector Público”. Ello evitará que a partir de ahora las empresas contratistas adjudicatarias de obra pública continúen sorteando los plazos máximos de pago para liquidar facturas, que en la actualidad son de dos meses. 

La PMcM, que desde su fundación en el año 2008 luchó por lo que luego fue la Ley 15/2010 de Lucha Contra la Morosidad en las Operaciones Comerciales, también reivindicaba acabar definitivamente con la contradicción legal que se encontraba en el mencionado apartado 5, que facultaba al contratista de obra pública para que, en un abuso del derecho, pudiera pactar con los subcontratistas plazos de pago muy superiores a los 60 días que manda la Ley 15/2010 y sin que existiera limitación alguna del plazo máximo de pago contractual. Se generaban graves desequilibrios en los balances de los subcontratistas, en su mayoría pymes y pequeñas empresas. A partir de ahora el plan de pago a proveedores del Gobierno será más efectivo. 

Desde AFELÍN siempre hemos apoyado a la PMcM y somos Socios de Pleno Derecho de la misma por coincidir en sus objetivos de mejorar la competitividad y liquidez de las empresas, impulsar el marco jurídico contra la morosidad y la Responsabilidad Social Corporativa.

¡Ven con nosotros! ¡Asóciate y decide! En sus marcas, preparados, listos, ¡YA!

Empresa & Limpieza • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress