Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jesús Martínez, presidente de AFELÍN
Martes, 8 de abril de 2014

En defensa de la pyme y del sector

Guardar en Mis Noticias.
Asociaciones Federadas de Empresarios de Limpieza Nacionales (AFELÍN) es la Federación que agrupa a las organizaciones empresariales del sector de la limpieza profesional de toda España, así como a todas aquellas empresas del ámbito que estén interesadas en los fines de la Federación, con el ánimo de defender los derechos de nuestra actividad.

En AFELÍN estamos de acuerdo y apoyamos a la Administración Pública en la búsqueda de una mayor racionalización y optimización de los recursos públicos. Siempre debiera haber sido así, pero en momentos como los actuales se hace imprescindible. Tenemos que exigir que, como ciudadanos y empresas, los impuestos que aportamos a las arcas públicas se gestionen con la máxima eficiencia y racionalidad.

Pero racionalizar y optimizar los recursos públicos no significa concentrar la oferta pública en grandes lotes donde solo puedan acceder a ellos un número muy reducido de empresas muy grandes. Generalmente es todo lo contrario, un exceso de concentración y elevados volúmenes en los contratos de limpieza restringe la competencia, perjudica a las pymes, y no se obtiene una disminución en los costes ni mejora en el servicio por el hecho del mayor volumen de contratación, como se puede demostrar con datos objetivos.

La Comisión Europea, en el “Small Business Act”, pone de manifiesto que las pymes están consideradas como la espina dorsal de la UE; por eso es necesario abrir el mercado de la contratación pública a todos los operadores económicos, con independencia de su tamaño.

Las licitaciones públicas deben plantearse en lotes accesibles al mayor número de operadores posible, siempre dentro de un tamaño razonable y teniendo en cuenta la estructura empresarial española, compuesta en un 99,9% por pymes. Estos lotes no deben ser ni demasiado grandes, donde se restrinja la competencia, ni demasiado pequeños, que dificulten su gestión y operatividad, sino que tienen que contemplar diferentes estratos de volumen con los criterios citados anteriormente. Cuando aumenta la competencia, la administración pública obtiene mejores resultados.

En el sector de la limpieza, donde existe la subrogación de personal, apenas hay economías de escala; por lo tanto, los contratos económicos muy elevados no permiten una mejora por el hecho de ser muy grandes. Las reducciones de costes solo pueden alcanzarse por reducciones de servicio, lo que conlleva fundamentalmente reducción de horas de trabajo y, consecuentemente, precarización y destrucción de empleo.

Tampoco se deben concentrar servicios que no estén vinculados ni aportan por su complementariedad beneficios de índole económico ni de calidad de servicio. Esto solo volvería a restringir la competencia, favoreciendo a un número pequeño de empresas muy grandes en perjuicio de la mayoría de empresas del sector.

Es de agradecer el apoyo que desde algunos estamentos de la Administración Pública estamos recibiendo en la defensa de los criterios expuestos anteriormente, como es el de la Dirección General de la PYME, pero queremos que esto sea la tónica dominante y no una excepción en toda la Administración Pública.

Desde AFELÍN seguiremos trabajando para que las empresas del sector de la limpieza puedan desarrollar su actividad en un marco de libre competencia real. Será bueno para las empresas (grandes, medianas y pequeñas), para los trabajadores y para nuestros clientes.
Empresa & Limpieza • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress