Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Mercedes Fuentes García
Miércoles, 15 de octubre de 2014
Claves para conocer los protocolos de limpieza y desinfección

Limpieza de aeropuertos y aeronaves

Guardar en Mis Noticias.

Millones de pasajeros son transportados por las líneas aéreas. Este hecho indica que el transporte aéreo comercial es potencialmente un medio efectivo de amplia diseminación de enfermedades transmisibles por contacto con superficies y por la proximidad con personas infectadas.

[Img #2831]

Las posibles vías de transmisión de infección que podrían ocurrir a bordo de la aeronave se dividen en tres categorías:
1. inhalación directa de microgotas respiratorias, partículas suspendidas transmitidas por el aire.
2. contacto directo con sangre u otros líquidos corporales.
3. contacto con secreciones respiratorias, materia fecal o líquidos corporales depositados en las superficies. 
La principal fuente de infección para otros viajeros es una persona infectada, y la proximidad con una persona infectada es un importante factor de riesgo de infección transmitida por el aire.
Una vez que la persona infectada abandona un sitio, se habrá retirado la mayor parte del riesgo de exposición. El tiempo de resistencia de las partículas suspendidas en el aire puede ser mayor y dependerá de la masa de las partículas y del índice de ventilación. Además de la exposición a la transmisión por aire, existe inquietud de que el agente patógeno pueda permanecer en el entorno del aeropuerto o la aeronave a través de la contaminación de las superficies comunes  después de que el viajero infectado ha partido. 
Puede no conocerse inmediatamente la causa de la enfermedad de un viajero individual y posiblemente no se conozca por algún tiempo; en muchos casos, el diagnóstico puede no conocerse nunca. Por consiguiente, esta pauta adopta un enfoque de “precaución universal” que trata todas las secreciones respiratorias, heces, sangre y otros líquidos corporales como potencialmente infecciosos.
Un caso de enfermedad transmisible se conoce en ocasiones varios días después de que la persona infectada haya viajado y pueda haber depositado patógenos sobre superficies en los aeropuertos o en la aeronave. El riesgo de infección por contacto con dichas superficies contaminadas dependerá de la viabilidad del organismo; la cantidad de microorganismos; de que la superficie haya sido limpiada y/o desinfectada en forma adecuada; de que el patógeno haya sido tocado y transferido; y también de la susceptibilidad del viajero. El lavado frecuente de manos reduce el riesgo. 
A medida que pasa el tiempo y como resultado de las actividades de limpieza de rutina, el riesgo de que cualquier patógeno transmisible permanezca en el lugar se reduce, incluso sin procedimientos de desinfección específicos.

[Img #2832]PROCEDIMIENTO DE DESINFECCIÓN ANTE ENFERMEDADES
Los procedimientos de desinfección de la aeronave después del transporte de un caso sospechoso de enfermedad transmisible son un tema particularmente difícil, que necesita ser abordado en colaboración por muchas partes interesadas.
Cuando los gérmenes no son patógenos, la limpieza ordinaria y la propia defensa de la mayoría de los seres humanos los tolera sin ser más problemáticos ¿pero qué pasa cuando estos agentes son patógenos y destructivos o mortales, como el caso del ébola y otras enfermedades de transmisión tan rápidas?
 Las compañías aéreas  tienen destinados protocolos para casos de emergencia, como puede ser la enfermedad o muerte de un pasajero dentro de una nave. En este caso, automáticamente el pasaje pasará por un control médico antes de abandonar el aeropuerto llegando a solicitar cuarentena para todos los ocupantes de la aeronave.
Si el desplazamiento de las naves es por lugares de riesgo de transmisión, también se aplican medidas extraordinarias para evitar que el contaminante salga de la zona. Existen guías y una normativa mundial para estos casos, como por ejemplo la ‘Guía de higiene y saneamiento en los transportes aéreos’.
Pero qué pasa cuando no tenemos conocimiento de esas contaminaciones, como en todos los lugares de riesgos sobre todo biológicos deberían tomarse medidas preventivas y es ahí donde dirigimos este apartado.

LIMPIEZA DE RUTINA EN LOS AEROPUERTOS
Diariamente se limpiará el mobiliario, se ‘mopeará’ con sistemas de barrido húmedo  el suelo varias veces para evitar que el polvo que genera el movimiento de personas y maletas sea reservorio de gérmenes, cuando no haya tráfico se fregará de forma mecánica.
Los aseos serán lugares de riesgo, teniendo por rutina la limpieza varias veces al día, y una vez al día cerrarlos para realizar una correcta limpieza y desinfección.
Durante los períodos de gran volumen dentro de los aeropuertos se debe considerar aumentar la frecuencia de la limpieza para eliminar la acumulación excesiva de desechos y restos producidos por el aumento del uso de las instalaciones del aeropuerto, especialmente de los cuartos de aseos.
En las zonas de tránsito entre vuelos tendremos una frecuencia de limpieza mayor ya que pueden darse el caso de distintos destinos y procedencia de difícil control a las contaminaciones.
Para toda esta tarea no hay que montar grandes dispositivos, basta con que el personal sea consciente de la importancia que tiene mantener los controles de limpieza y desinfección de los lugares marcados y la aplicación de productos y útiles adecuados para cada operación.
Utilizar productos químicos antibacterianos y productos desinfectantes en los aseos y lugares de riesgo será una buena técnica preventiva diaria.
Periódicamente se llevará a cabo una limpieza y desinfección a fondo de aseos y zonas de riesgo biológico, para  tener la seguridad de que no hay transmisión de gérmenes que pudieran afectar a todos los usuarios de las instalaciones.
Las empresas adjudicatarias de la limpieza de los aeropuertos, tendrán planificaciones con frecuencias donde se recogerán temporalizaciones  para la limpieza de la totalidad de todas las superficies tanto horizontales como verticales.
 
LIMPIEZA DE AERONAVES
Un avión es un tubo que no tiene ventilación al estar cerrado herméticamente. Todo el pasaje y la tripulación comparte espacio en muy pocos metros, las contaminaciones cruzadas que pueden darse en este lugar son importantes y hay que intentar tenerlas más o menos controladas.
La limpieza y desinfección de la aeronave requieren especial atención ya que es necesario utilizar agentes que no sean corrosivos o perjudiciales para los componentes de la aeronave. No todos los agentes limpiadores y desinfectantes efectivos pueden usarse en la cabina de la aeronave.
Las personas trabajadoras que realizan las operaciones de limpieza tienen que tener capacidad  para poder comprender y respetar los procedimientos que garantizarán la efectividad de los procesos, usar el equipo de protección adecuado y minimizar los riesgos.
Cada compañía aérea marcara las pautas de limpieza en tres aspectos: Entre vuelos, Limpieza diaria y Limpieza a fondo.

LIMPIEZA ENTRE VUELOS
Un avión puede realizar varios vuelos en un día. Cientos de personas y paquetes que se mueven sin parar, cientos de posibles huéspedes que pueden transportar microorganismos patógenos y sin que se tenga conocimiento. 
Una buena técnica preventiva de posibles contaminaciones es:
 - La limpieza del aseo con desinfectantes que sean adecuados para estos reducidos lugares.
- La eliminación de restos entre los asientos y en los pasillos.
- El cambio de protectores de cabeceros de los asientos.
- Limpieza y desinfección de las mesitas.
La realidad es que actualmente se basa el servicio en el coste económico y cada vez este servicio es más deficiente. Es comparable a la compañía que comunicó que eliminando una aceituna de las ensaladas que servían podían ahorrar miles de dólares en un año. Imagínense la comparativa a la hora de realizar estos servicios.
Ya hay compañías que han eliminado esta tarea de limpieza entre los vuelos cortos.

[Img #2833]LIMPIEZA DIARIA DE AVIONES
Cuando el avión termina su recorrido se aprovecha para realizar una limpieza más exhaustiva. Esta podría ser la pauta de una limpieza diaria:
1. Limpiar el panel de control de vuelo con aire comprimido, envasado en lata. Limpiar las superficies de cristal de la cabina de mando, como los monitores LCD, usando una microfibra seca. Evitar tocar o presionar cualquier botón o interruptor mientras se limpian los paneles.
2. Lavar los utensilios de cocina y de alimentación con detergente y enjuagar. Secar con un paño antes de colocarlos en la zona de almacenaje.
3. Limpiar  los mostradores de la cocina y las puertas de los armarios con el detergente limpiador de cocinas. Secar con un paño limpio.
4. Usar una bayeta de microfibra impregnada con un producto limpiador desinfectante para limpiar los aseos y las encimeras de los baños. Asegurarse de leer la etiqueta del producto antes de usarlo. Evitar usar ingredientes que puedan ser inflamables y que puedan tener riesgo de incendio en el interior de la nave. No usar productos abrasivos que puedan dañar la superficie que se esté limpiando.
5. Aspirar el suelo y la tapicería de toda la cabina de mando y de pasajeros. Usar los útiles y productos adecuados para limpiar los asientos y las ventanas. Existen en el mercado una gama de paños desechables que se impregnan en soluciones limpiadoras que son muy efectivas en estos casos.
6. Los asientos de cuero se limpian con un producto limpiador siguiendo las instrucciones del fabricante.
7. Vaciar y limpiar los compartimentos del equipaje de mano. En ocasiones estos paquetes se depositan en el suelo y pueden viajar bichitos que nos pueden causar más de un problema.
8. Colocar los cinturones de seguridad sobre los asientos de forma que las hebillas se crucen.
9. Colocar toda la basura en una bolsa y dejarla fuera del avión para su posterior retirada.
Las personas trabajador que realizan estas operaciones de limpieza, usarán guantes en todo momento para prevenir el posible riesgo biológico y químico que nos causan los productos químicos. 

LIMPIEZA A FONDO DE AVIONES
Periódicamente el avión se somete a una limpieza muy especial, tanto por dentro como por fuera. Es en este momento cuando se limpia e higieniza en profundidad.
Se tiene que aspirar y lavar todas las superficies textiles, moquetas del suelo de la nave y asientos. Incluso se llegan a desmontar lo asientos para realizar mejor el lavado integral de toda la pieza. Para estos casos inyección e extracción es el mejor método de limpieza textil.
También se tiene que proceder a la limpieza a fondo de todas las paredes y mobiliario, utilizando bayetas de microfibra y una solución jabonosa bacteriostática.
Es el momento de limpiar también las bodegas, no hay que olvidar que en dichas bodegas viajan los paquetes de todas clase y en ocasiones se han dado casos que algunos paquetes vienen cargados de roedores, pulgas y chinches. No hay que olvidar que antes de llegar allí se desconoce la procedencia y las medidas de salubridad donde han estado almacenados.
La salubridad de aeropuertos y aeronaves está sometida a varias normas internacionales para velar por la salud y seguridad de los pasajeros, tripulantes, y personas trabajadoras en estas complejas instalaciones. A toda la humanidad nos va mucho en esto. 

Empresa & Limpieza • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress