Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jesús Martínez, presidente de AFELÍN
Jueves, 16 de abril de 2015

Licitación pública y el respeto al Convenio Colectivo

Guardar en Mis Noticias.

En nuestra editorial del mes de julio denunciábamos las drásticas reducciones que se vienen produciendo en los precios de licitación de los concursos públicos. Con motivo del anuncio de contratación para el “Servicio de limpieza integral de Edificios, locales y dependencias de la AGE ubicados en la Comunidad de Madrid”, por la Dirección General de Racionalización y Centralización de la Contratación Pública, alertábamos de que “racionalizar la Contratación Pública en el sector de la limpieza, no es reducir el precio bajando las horas de trabajo y por lo tanto el servicio, sin una justificación técnica del mismo. Racionalizar es mejorar la eficiencia en las horas de trabajo que se realizan, optimizar los recursos técnicos y humanos de acuerdo a las necesidades del contrato; en definitiva, obtener el mejor servicio al mejor precio posible”.

Una vez concluida la licitación de este contrato y adjudicados todos los lotes, es evidente que existen sobrados motivos para mostrar nuestra preocupación por el futuro inmediato del sector y de las empresas que representamos. 

Al igual que ocurrió con el “Acuerdo Marco para los servicios de limpieza en la instalaciones del Ministerio de Defensa en todo el territorio español”, también en esta ocasión, todos y cada uno de los lotes se han adjudicado sin tomar en consideración los costes salariales establecidos en el Convenio Colectivo de aplicación. 

¿Significa esto acaso que la Normativa Convencional ya no es de obligado cumplimiento para las Empresas? Según parece para el Ministerio de Hacienda así es. Desconocemos si para el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, los convenios colectivos siguen siendo la base de la relación contractual entre las Empresas y sus Empleados. En todo caso, a nadie se le escapa que esta situación creada y amparada por la propia Administración pública producirá efectos indeseados sobre el empleo y su calidad e ineludiblemente repercutirá en un repunte de la conflictividad del sector. 

En este año 2015, con una incipiente recuperación económica que no a todos llega y cuya consolidación debiera ser tarea prioritaria, la presión que los precios de licitación de los contratos públicos ejercen sobre las empresas, necesariamente se va a convertir en un factor de conflictividad añadido en la negociación de los convenios, en un contexto de inflación negativa. 

En esta situación, nuestra denuncia cobra más actualidad, pero al mismo tiempo pone en evidencia que la estrategia emprendida ante la Dirección General de Racionalización y Centralización del Ministerio de Hacienda ha resultado claramente insuficiente. La denuncia pública ha caído en saco roto. 

Es necesaria, pues, una reflexión conjunta de los Agentes sociales, Organizaciones Empresariales y Sindicales del Sector de Limpieza de Edificios y Locales. Creemos necesario afrontar una estrategia conjunta, con actuaciones concretas de seguimiento ligadas a la ejecución de este tipo de contratos (cuyas licitaciones se producen claramente por debajo de los costes salariales) que pongan de manifiesto la inviabilidad de los mismos, si no es mediante el incumplimiento de la normativa laboral, en detrimento del empleo y abocando al sector a una salvaje competencia desleal. 

El acuerdo entre los agentes sociales en esta materia, en la que el interés es mutuo, no solo es posible, sino absolutamente necesario.     
Empresa & Limpieza • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress